jueves, 27 de octubre de 2016

Sobre el LXS y el L@S

Ahora hay una nueva moda de andar por la vida escribiendo enunciados en que los artículos se deforman supuestamente para incluir a la mujer. Supongo. Porque la verdad, no sé el motivo. Seguro los han visto: Queridxs amigoxs. O lxs invito. O el no menos terrible l@s invito. Me pregunto, ¿en qué idioma están escribiendo? ¿Qué se supone qué quiere decir esto?

Lamento muchísimo que Roland Barthes no esté vivo. Es más, que lástima que Eco se nos fue sin haber revisado ese tema y la implicación semiótica del asunto. aunque quizás en su último libro haya algo relacionado. 

La verdad es que están deformando la lengua y la están deformando hasta lo inenarrable. Empecemos porque la @ es un símbolo, que antes de formar parte de los correos electrónicos utilizado como término comercial. En cuanto al L X S no sé qué tipo de sonido hace eso español. El español necesita un sonido vocálico y otro consonántico, pero a lo mejor en Quchua o alguna lengua celta encontramos una forma de pronunciarlo  Mientras tanto sigan designando a sus amigas como si fueran la versión de un carro o con las siglas con las que una cierta empresa cotiza en  la bolsa  En fin, que amenos que sea un error de teclado, de esos que nos escapan a todos, no están diciendo absolutamente nada.

La verdad es que al final del día cada quien puede escribir en su muro lo que quiera. Lo que me preocupa es que en un mundo en que la mujer está en una posición tan desigual frente al hombre la gente se enfoque en cosas que no tienen tanta importancia. No crea que porque dice todas y todos las cosas van a cambiar, o está tratando mejor a las mujeres o ese amigote abusador va reflexionar sobre su conducta. 

Por otro lado cabo destacar que ciertamente la inclusión tiene que ver con lenguaje, pero no se trata de violentar una regla gramatical que tiene como objetivo economizar palabras y que influye en el ritmo de los textos.  El lenguaje que daña a la mujer no es precisamente aquel que viene en el uso de los artículos o en la repetición de sustantivos cambiando el género. Es más bien una forma de aproximarse a lo que se die sobre ella. ¿Cómo se describa una mujer? ¿Cómo se aproxima a ella? ¿Qué lugar le da en su vida? ¿Subestima su inteligencia a cada rato? ¿Por ejemplo? Entonces ponga todos los LXS que ponga no es feminista, ni incluyente, ni moderno. Es más bien un machista con fachada. 

La internet está llena de estos tipos que usan el lxs y  l@s, pero después se refieren a las mujeres como “un culo” por por poner un ejemplo. El tipo de persona que habla sobre algo malo y dice que parece de niña, o lo hace como niña, o como una mamita. Como si las mujeres estuviéramos siempre un paso por debajo de los hombres en todo lo que hacemos. Desde pegar un puño hasta la forma de definir nuestra belleza que no puede ser por otra cosa sino por el tamaño o tipología de nuestro trasero.

La corrección política es una basura que tapa del mundo el debate sobre los temas que realmente se tienen que discutir. Cómo nos referimos a las mujeres, cómo las retratamos, cómo las presentamos. Qué pasa con la pornografía, qué espera la sociedad de nosotros, por qué si supuestamente estamos liberadas, si las leyes reconocen la igualdad en el mundo en que vivimos seguimos siendo inferiores.


No. La verdad, a mi no me ofende para nada que alguien me mande un correo destinado a mucha gente donde diga: LOS invito a tal o cual lugar. Es más, no me parece que a las mujeres haya que llamarlas Ingeniera o Médica par considerar que están en un plano igual al del hombre. Hay que pagarles iguale exigirles lo mismo, esperar lo mismo, en fin, ponerlas en el mismo plano, no regalarles un artículo o una letra. Y sí. La verdad a mí el L X S me ofende. Me ofende como lectora y escritora. Lo que me ofende es que crean que no tengo la inteligencia suficiente para discernir entre un uso gramatical correcto  y el uso social incorrecto de formas que realmente agreden al género al que pertenezco.