domingo, 14 de mayo de 2017

Feliz día de la madre

Feliz día a las que han jugado a "La vida es bella" para que sus hijos no pierdan su inocencia, para que no crezcan temiendo su país, o marcados por la polarización, feliz día a las que han tenido que inventarse un cuento para explicar el sonido de las detonaciones a la distancia, en la noche, a cualquier hora. Feliz día a las que han acostado a sus niños con olor a gas lacrimógeno, a las que ha tenido que tirarlos al suelo, sacarlos de emergencia, correr, inventar, socorrer, volverlos a parir en el intento de protegerlos. Feliz día a las que hicieron el kit antilacrimógena para el colegio, con malox, y lentes de natación, y lo que estuviera al alcance. Feliz día porque no se han rendido, porque algún día les contarán este cuento que parece una historia surreal. Feliz día a las que no han podido dormir por el dilema, ir o no ir al colegio. Feliz día a las que han tenido estas discusiones, eternas y duras, en las que al final nadie tiene la razón porque cada quien hace lo que puede. Feliz día a las que han pasado barricadas para regresar a casa, para ir al trabajo, para llegar al médico. Feliz día a las que han hecho las barricadas porque esa es su manera de expresarse. Feliz día a las que han llorado por el dolor de otras madres, a las que han escrito una palabra de solidaridad, aprendiendo desde el fondo del corazón el sentido de esas palabras de Andrés Eloy Blanco "Cuando tienes un hijo, tienes todos los hijos del mundo". Feliz día a las que enseñaron el himno nacional, y la canción de Venezuela. Feliz día a las que mantienen la sonrisa a pesar de la ferocidad de estos tiempos. Feliz día a las que dan la bendición cada vez que el muchacho sale, que le hacen la cruz en la frente o le piden que por favor llame y se reporte. Feliz día también a las que le hacen RT a todo lo que leen y reenvían todo lo que llega por WhatsApp, hagan caso a sus hijos y verifiquen la información, pero feliz día a ustedes porque sabemos que sale de la impotencia y del deseo de que esta pesadilla termine. Feliz día a las que tratan de mantener el hogar, como se pueda, cocinando con lo que hay, lavando cuando hay agua, soportando las idas de venidas de la luz, de la internet. Feliz día a las que enseñan a amar a diario, a las que enseñan a tolerar y a respetar al que piensa distinto, a las que enseñan a que uno no puede vivir callado, ni doblegado, ni por un gobierno, ni por un dirigente, ni por nadie. Feliz día a las que marchan sin cansarse, alzando una bandera o amarrándola a su cuello. Y pasan los días y vuelven a salir, con una pancarta nueva cada día, con miedo, pero decididas a no parar hasta que regrese la democracia. Feliz día a las que dicen lo que piensan. Feliz día a las que siguen su conciencia. Feliz día a las que tuvieron que irse del país, por sus hijos, por ellas mismas, por miedo, por buscar oportunidades, por persecución, por necesidad, por todas las razones cada una profunda y dolorosa. Feliz día a las abuelas que celebran piñatas por Skype, y que sienten una punzada de dolor cuando se apaga la pantalla. Feliz día a todas las madres que hemos tenido que aprender lo que es la distancia, y las miles de formas que hay para vencerla. Feliz día a las que han tenido que luchar para empezar de nuevo, pero no dudarían un segundo en volver. Feliz día a todas las madres que enseñan a sus hijos los valores de la democracia. Feliz día a las que inculcan el deber de alzar la voz por quienes no pueden hacerlo. Feliz día a las madres que enseñan que se no se habla mal de Venezuela, y que encarnan con su vida y su ejemplo esas palabras de Séneca "ninguno ama a su patria, porque es grande sino porque es suya". Feliz día a todas mis colegas guerreras. Lo sé en el fondo de mi alma, volveremos a ver un día como este pero en libertad. ¡Dios las bendiga!

1 comentario:

Ignacio Alvarado 0412.2148664 dijo...

Te botaste con ese gran escrito. Felicitaciones